Has de tener en cuenta tus preferencias personales, habilidades y sobre todo las prácticas a realizar.

Durante el proceso de aprendizaje, mientras desarrollamos las habilidades manuales, es recomendable utilizar una cuerda más fina. Por ejemplo de 4 mm. Con su menor grosor facilitará que nudos, fricciones y figuras tengan un mejor aspecto y requieren menos fuerza para su correcta ejecución.

Para un uso general el diámetro recomendable es 5 mm. OJO, para situaciones críticas o aquellas prácticas en las que se ven implicadas grandes fuerzas y tensiones, esta cuerda NO es recomendable.

Si vas a llevar a cabo prácticas en las que las cuerdas soporten grandes tensiones, lo recomendable es emplear cuerdas de 6 milímetros de diámetro.

En caso de prácticas que impliquen acrobacias, las líneas de vida deberían ser o de mayor grosor, o de cuerdas reforzadas para mejorar su seguridad.

Esta cuerda no está en el catálogo de Cuerdas para Shibari, consúltame si te interesa.

Finalmente, ten en cuenta que mayor diámetro no ees necesariamente sinónimo de mayor resistencia. Factores como la conservación, edad, o uso de la cuerda son determinantes.